Que te puedo decir...

Que te puedo decir...

Casa Blues Vzla en facebook

Home » » Tres tiempos en el Maxwell Street Market (parte III)

Tres tiempos en el Maxwell Street Market (parte III)

Written By El Duende on domingo, 18 de diciembre de 2016 | 18:06

VV.AA. “And This Is Maxwell Street” -Rooster Blues Records-

 Durante la grabación en 1964 de And This Is Free, un documental sobre la vida del popular mercado de la calle Maxwell de Chicago, Mike Shea grabó a multitud de bluesmen que tocaban los domingos en el citado mercado como banda sonora del filme. Pero, ante el poco interés popular que suscitó la obra, las cintas con estos conciertos permanecieron olvidadas durante décadas hasta que el hijo de Shea las rescató poco tiempo después de la muerte de su padre. Algunas de las actuaciones aquí recogidas vieron la luz en 1980 en el LP Robert Nighthawk: Live on Maxwell St. – 1964, pero la calidad de las grabaciones es algo inferior.


Desde la década de 1930, Maxwell Street era el marco donde los músicos africano-americanos recién llegados del sur mostraban sus habilidades ante una audiencia con la intención de conseguir un puñado de dólares y con la esperanza de que sus actuaciones les abrieran las puertas para poder tocar en locales. Esto, dada la multitud de músicos talentosos que frecuentaban la ciudad, sobre todo a partir de finales de 1940, estaba muy reñido, pero un buen bluesman podía ganar más pasando el sombrero en Maxwell Street que tocando en clubs.

Toda esta introducción se hace necesaria para explicar cómo Robert Nighthawk, uno de los más grandes guitarristas de la historia del blues, o músicos de la talla de Corey Bell o Mike Bloomfield podían coincidir tocando en Maxwell Street al mismo tiempo.

Para entrar en materia, decir que las canciones están repartidas en dos CDs y que hay un tercer CD que incluye una entrevista de Mike Bloomfield a Nighthawk. Además, los CDs vienen con un completísimo libreto de 63 páginas con mucha información sobre los músicos y las canciones.

Entre la treintena de canciones de esta obra se hace difícil destacar unos temas por encima de otros, porque todas las actuaciones están a un nivel muy alto. Así, nombres que no figuran en la primera (ni en la segunda) línea del blues, como Big John Wrencher, Johnny Young o Arevella Grey (muy remarcable su versión de la tradicional John Henry), rayan a un gran nivel. Subrayar también que esta es la primera grabación conocida donde aparece Corey Bell, cuya habilidad con la armónica antes de cumplir los treinta ya era para quitar el hipo. También es inevitable hablar de la maestría con la guitarra del antedicho Nighthawk, quien de alguna manera ejerce de eje gravitacional del disco, ya que, además de ejercer como líder en once temas, aparece en los créditos como guitarrista de nueve más.

Pero lo que hace único a este disco es escuchar a los músicos departir y bromear con la audiencia mientras de fondo se oyen los sonidos de esa calle tan llena de vida. Esto hace de estas grabaciones mucho más que un disco al uso. Son un retrato de un tiempo, un lugar y unas gentes que se fueron, pero que dejaron grabados para la posteridad unos instantes de su vida llenos de espontaneidad para ser escuchados una y otra vez.

Twitter

Ultima Revista